ESPACIO NATURAL DOÑANA

El Espacio Natural Doñana, está formado por el Parque Natural y Nacional del mismo nombre, y es, hoy por hoy, uno de los lugares de Europa de mayor interés para la observación de aves. Más de 300 especies de este grupo animal visitan Doñana en diferentes épocas del año. A principios de otoño y durante el invierno se puede disfrutar de la presencia de miles de aves procedentes del norte de Europa. En primavera y verano llegan desde África otro tanto, en busca de alimento y de temperaturas más suaves, siendo muchas las especies que aquí se reproducen, en su mayoría aves acuáticas. De hecho Doñana está considerada como una de las zonas húmedas más importantes de Europa.

Doñana es un lugar privilegiado dada la variedad de paisajes existentes. Desde las infinitas playas semivírgenes a las inmensas planicies marismeñas, pasando por los espectaculares sistemas dunares y el extenso bosque y matorral mediterráneo, estas tierras son uno de los últimos refugios para animales tan emblemáticos como el lince ibérico y el águila imperial.

La marcada estacionalidad de sus ecosistemas inducida por el clima reinante en la zona es una de las claves para comprender su diversidad. En Doñana más que en ningún otro sitio, se puede decir que existen cuatro estaciones. En cada una de ellas, los paisajes, la flora, la fauna, la luz ... son tan cambiantes que diríase se trata de lugares diferentes. Para conocer Doñana, es necesario pues, visitarla en distintas épocas del año.

Estas tierras han sido pobladas y modificadas por el hombre a lo largo de su historia. Usos tradicionales como la apicultura, el carboneo, la recolección de piñas o la agricultura aún se practican. De su tradición ganadera se conserva la Saca de las Yeguas, que se celebra todos los años en junio en el municipio de Almonte. También aquí tiene lugar la Romería del Rocío, una de las más afamadas.

 


Imagen de satélite del Espacio Natural Doñana